Saltar al contenido
SUICIDIOS.INFO

Ayuda para suicidas

Ayuda contra el suicidio

Prevención del suicidio

Lo primero que hay que tener claro es que el suicidio se puede prevenir. Sin embargo, deben confluir múltiples estrategias para reducir la galopante cifra de personas que cada año deciden quitarse la vida voluntariamente.

El primer nivel es el tuyo. Sí, tú mismo. Si es un familiar o un amigo quien precisa de tu ayuda, debes tener en cuenta algunas medidas para prevenir que intente quitarse la vida.

La primera, y más obvia, es no autoengañarte quitando importancia a tus sospechas o evidencias, y saber identificar a un potencial suicida, bien porque padece algún tipo de trastorno mental, una adicción o está sumido en un problema grave, entre otros posibles motivos.

El siguiente paso es procurar que reciba el tratamiento médico y psicológico necesario. Mientras tanto y durante el tiempo que dure, debes estar a su lado, escucharle y cerciorarte de que no tenga acceso a medicamentos, drogas, armas de fuego u objetos con los que poder hacerse daño.

Según los informes que obran en poder de la Organización Mundial de la Salud (OMS), las tasas de suicidio disminuyen notablemente entre aquellas personas con cuadros de depresión y adicciones toxicológicas que reciben la atención profesional adecuada, y entre las que intentan matarse sin éxito y se les hace un debido seguimiento.

Eso es básicamente cuanto está en tu mano para ayudar. No obstante, como decíamos al principio, el suicidio es un problema global que precisa de una serie de actuaciones preventivas de múltiples sectores.

Unos servicios sanitarios y de asistencia social preparados y eficaces son un pilar indispensable, así como también la responsabilidad informativa de los medios de comunicación, algo que a menudo se ha confundido con la ocultación de toda noticia relativa al suicidio, tan perjudicial o más que el sensacionalismo o el morbo gratuito en la cobertura de estos temas.

Ayuda al suicida en España

Las líneas de prevención al suicida han proliferado en los últimos años a consecuencia del incesante aumento del número de personas que se quitan la vida y de tentativas.

Si tecleas en Google “prevención del suicidio” el primer resultado destacado que vas a encontrar es el siguiente:

Prevención del suicidio en España: Teléfono de la Esperanza

El conocido Teléfono de la Esperanza es el resultado para las búsquedas realizadas desde España, pero en cada país hay un servicio de este tipo al que puede recurrir cualquier persona que lo necesite.

Hablar de tu problema con alguien, aunque sea un desconocido, o precisamente por serlo, siempre va a ayudarte. Esta línea de ayuda señala que solamente 8 de cada 100 llamadas que recibe responden a temáticas en torno al suicidio.

Precisamente para ofrecer una atención exclusiva a los potenciales suicidas ha surgido a principios de febrero de este año (2018) un nuevo teléfono contra el suicidio. Se trata del 910 380 600 y desde marzo estará operativo las 24 horas del día.

Detrás del teléfono está la Asociación La Barandilla, cuyos psicólogos y psiquiatras pretenden frenar las cifras de suicidio en España, donde cada día se suicidan unas 10 personas de media.

Hay otros tipos de ayuda para suicidas online, pero en estos casos conviene acudir a servicios reconocidos y contrastados para evitar dar con indeseables que tratan de aprovecharse de gente que atraviesa malos momentos, como puede ser el caso de las sectas, por ejemplo.

Cómo ayudar al suicida en la era de Google y Facebook

Suicidio

La falta de información por parte de numerosos organismos públicos y la ocultación de casi todo lo concerniente a este problema en los medios de comunicación arroja a muchas personas desesperanzadas a recurrir a Internet en busca de ayuda.

Una prospección sobre las consultas más habituales en Google relacionadas con el suicidio nos muestra que la mayoría de la gente se interesa por cosas como:

  • “ayuda contra el suicidio”
  • “suicidas arrepentidos”
  • “cómo morir dormido sin dolor”
  • “muerte rápida y sin dolor casera”
  • “cómo inyectarse aire en las venas”
  • “qué hacer si te quieres suicidar”
  • “¿se sufre al morir ahorcado?”
  • “tengo pensamientos suicidas qué hago”

No hace falta ser muy avispado para ver dos conclusiones de todo eso. En primer lugar, hay mucha gente con tendencias autodestructivas o con allegados que las padecen, y está pidiendo ayuda. Además, hay otras personas que buscan cómo suicidarse, preferentemente de forma rápida y sin dolor.

En un ejercicio de responsabilidad, la mayoría de veces que recibe una consulta relacionada con el suicidio, Google está mostrando como primer resultado y bien destacado un teléfono de ayuda, según el país o idioma desde el que se ha efectuado la búsqueda.

Se han llegado a dar situaciones en España y algún otro país de personas que anunciaban en Facebook, Twitter o Youtube que pretendían quitarse la vida y ello ha evitado que consumaran el acto. En otras, por desgracia, lo hicieron en tiempo real a la vista de sus contactos en las redes sociales.

Día Mundial para la Prevención del Suicidio

prevención del suicidio

El 10 de septiembre se celebra cada año el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, una jornada para la visibilización de este problema y en la que se trata de promover iniciativas y despertar conciencias entre quienes tienen en sus manos la posibilidad de adoptar medidas.

Ya no hablamos únicamente de los gobiernos e instituciones capaces de comprometerse en la lucha contra esta causa tan desgraciadamente común de muerte.

La OMS viene denunciando durante años cómo la prevención del suicidio no se afronta conforme debiera por la falta de concienciación sobre el problema. Está claro que se habla poco de él y casi siempre con miedo y con tabúes.

Cualquiera puede ayudar en esta lucha. Si conoces a alguien en riesgo porque atraviesa una depresión o padece algún tipo de crisis o adicción, intenta que se ponga en manos de profesionales de la psiquiatría o la psicología.

De la misma forma, si sospechas que alguien cercano a ti presenta una conducta suicida, haz lo propio, además de evitar que tenga acceso a armas o sustancias con las que pueda acabar con su vida.

No obstante, son muchos los estamentos que deben colaborar para que la prevención del suicidio se lleve a cabo con las mayores garantías.

El tratamiento y seguimiento médico de quienes han intentado alguna vez acabar con su vida es clave en este sentido para evitar el riesgo de que vuelvan a tratar de matarse.